La base de una alimentación vegana es económica y fácil de encontrar: legumbres, cereales integrales, frutas y verduras de temporada, semillas y frutos secos. Aquí hay algunos ejemplos de productos procesados veganos (de los que no se debería abusar) que sustituyen productos de origen animal y que son relativamente fáciles de encontrar ya sea en supermercados o tiendas especializadas: helados, hamburguesas, quesos…